Cómo hacer la postura del cuervo en yoga

El yoga es una disciplina cuyos ejercicios se practican desde hace miles de años en India. Uno de los principales objetivos de esta disciplina es que el practicante logre encontrar la armonía y el equilibrio entre el cuerpo y el espíritu. La postura del cuervo es una de las asanas más desafiantes, pero también una de las más gratificantes. A continuación, te mostraremos los pasos para realizar esta postura de manera correcta.

Postura del cuervo: ¿Cuál es?

La postura del cuervo es una postura de yoga muy popular. Se trata de una postura que fortalece el pecho, los hombros y la parte superior de la espalda. Esta postura también mejora la flexibilidad de la parte superior del cuerpo. Esta postura se realiza desde una posición de cuclillas y se extiende la espalda en una posición que imita la postura de un cuervo. Para realizar la postura del cuervo correctamente, es importante mantener la posición correcta del cuerpo. Esto significa que se debe sentar en la parte posterior de los talones con la parte superior del cuerpo erguida. Los brazos se levantan por encima de la cabeza mientras se estira la parte superior de la espalda. También se deben mantener los hombros y la parte superior de la espalda relajados. Esta postura se puede realizar durante unos minutos para obtener los mejores resultados. La postura del cuervo es una postura excelente para la movilidad de la parte superior del cuerpo, la flexibilidad y la fuerza.

Aprende bakasana

Bakasana (también conocida como «Postura del Cuervo») es una postura de yoga que se practica de pie y que se caracteriza por una postura de equilibrio dinámico. Esta postura puede ser un desafío para los principiantes, pero con la práctica adecuada se puede aprender a realizarla correctamente. Esta guía paso a paso explica cómo hacer Bakasana correctamente.

Paso 1: Empieza en la posición de cuclillas con los pies separados a la anchura de tus caderas y los dedos de los pies extendidos. Flexiona tus rodillas y coloca tus manos en el piso, a la anchura de los hombros.

Paso 2: Continúa levantando tus caderas hacia arriba para lograr una postura de equilibrio inicial. Estira los brazos y mantén tus manos firmes en el suelo.

Paso 3: Flexiona los brazos para elevar tus hombros hacia tus orejas. Mantén tu espalda recta.

Paso 4: Inhala profundamente y luego levanta tus pies del suelo, uno por uno. Estira tus brazos para que los codos queden alineados con las muñecas.

Paso 5: Respira profundamente y serenamente mientras tratas de equilibrar tu peso entre tus manos y tus pies. Esta es la postura Bakasana completa.

Paso 6: Para salir de la postura, exhala y lentamente baja tus pies al suelo. Deshaz la postura de pie para descansar.

Con la práctica adecuada, Bakasana se puede convertir en una de las posturas de yoga más satisfactorias. Esta guía paso a paso es una excelente manera de empezar a dominar la postura y comenzar a disfrutarla.

La Postura del Cuervo en yoga es una de las posturas avanzadas más desafiantes y gratificantes. Aunque puede ser difícil al principio, con el tiempo, la práctica y la paciencia se puede lograr. Esta postura es una excelente forma de aumentar la flexibilidad y el equilibrio, y también fortalece los músculos de la espalda y los hombros.

Deja un comentario