Adaptabilidad del entrenamiento HIIT: Adaptaciones fisiológicas

El entrenamiento de alta intensidad intervalo (HIIT, por sus siglas en inglés) se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años debido a su eficacia para mejorar la condición física en un corto período de tiempo. El HIIT consiste en alternar rápidamente entre períodos de ejercicio de alta intensidad y períodos de descanso o ejercicio de baja intensidad. Este tipo de entrenamiento desafía al cuerpo de una manera única y produce una serie de adaptaciones fisiológicas que mejoran la capacidad del organismo para realizar ejercicio aeróbico y anaeróbico.

Capacidad oxidativa del músculo esquelético

Una de las adaptaciones más importantes que ocurren como resultado del entrenamiento HIIT es el incremento en la capacidad oxidativa del músculo esquelético. Esto significa que el músculo es capaz de utilizar más eficientemente el oxígeno para producir energía durante el ejercicio. El entrenamiento HIIT estimula la producción de nuevas mitocondrias, las cuales son las encargadas de llevar a cabo la oxidación de los ácidos grasos y los carbohidratos para producir energía. Además, se ha observado un aumento en la actividad de las enzimas que participan en el metabolismo oxidativo, lo que contribuye a una mayor capacidad de oxidación de los sustratos energéticos.

Reducción del aporte de energía no oxidativa

Otra adaptación importante que ocurre como resultado del entrenamiento HIIT es la reducción del aporte de energía no oxidativa durante el ejercicio submáximo. Esto significa que el cuerpo se vuelve más eficiente en el uso de los sustratos energéticos oxidativos, como los ácidos grasos y los carbohidratos, en lugar de depender de fuentes de energía no oxidativas, como la glucólisis anaeróbica. Esto es beneficioso porque el metabolismo oxidativo es más eficiente y produce menos lactato, lo que permite mantener un mayor nivel de intensidad durante períodos de tiempo más largos.

Rendimiento durante el trabajo aeróbico

El entrenamiento HIIT también mejora el rendimiento durante el trabajo que depende principalmente del metabolismo energético aeróbico. Esto se debe a las adaptaciones que ocurren en el músculo esquelético, como el aumento en la capacidad oxidativa y la reducción del aporte de energía no oxidativa. Estas adaptaciones permiten al cuerpo utilizar de manera más eficiente los sustratos energéticos oxidativos durante el ejercicio aeróbico, lo que se traduce en una mayor resistencia y capacidad para mantener un ritmo de trabajo constante.

Actividades máximas de las enzimas

El entrenamiento HIIT también produce un aumento en las actividades máximas de las enzimas que regulan el aporte de energía no oxidativa. Esto significa que el cuerpo es capaz de producir y utilizar más eficientemente las moléculas de ATP, que son la principal fuente de energía para el trabajo anaeróbico. Estas adaptaciones permiten al cuerpo mantener un alto nivel de intensidad durante los períodos de ejercicio de alta intensidad del entrenamiento HIIT.

Capacidad de amortiguamiento muscular

Otra adaptación importante que ocurre como resultado del entrenamiento HIIT es el incremento en la capacidad de amortiguamiento muscular. Esto significa que el músculo es capaz de absorber y disipar mejor las fuerzas generadas durante el ejercicio, lo que reduce el riesgo de lesiones y mejora el rendimiento. Esta adaptación se debe a una serie de cambios en el músculo esquelético, incluyendo adaptaciones iónicas, cambios en el tipo de fibras musculares y cambios en el metabolismo de los carbohidratos.

Adaptaciones iónicas

El entrenamiento HIIT produce adaptaciones iónicas en el músculo esquelético, incluyendo el incremento en el contenido y función de la sodio-potasio ATPasa (Na+-K+-ATPasa). Esta enzima es responsable de mantener el equilibrio de los iones de sodio y potasio en el músculo, lo que es crucial para la contracción muscular. Un mayor contenido y función de la Na+-K+-ATPasa mejora la capacidad de amortiguamiento muscular al permitir una mejor regulación de los iones y una contracción muscular más eficiente.

Cambio en el tipo de fibras musculares

El entrenamiento HIIT también produce un cambio bidireccional en el tipo de fibras musculares. Se ha observado un aumento en el número de fibras musculares tipo IIa, que son fibras de contracción rápida y alta capacidad oxidativa. Estas fibras son más resistentes a la fatiga y tienen una mayor capacidad para utilizar los sustratos energéticos oxidativos durante el ejercicio. Este cambio en el tipo de fibras musculares contribuye a una mayor capacidad de amortiguamiento muscular y mejora del rendimiento.

Metabolismo de los carbohidratos

El entrenamiento HIIT también produce cambios en el metabolismo de los carbohidratos. Se ha observado un incremento en el contenido de glucógeno en reposo, lo que significa que el músculo tiene más reservas de glucógeno, la forma almacenada de glucosa. Además, se ha observado una tasa de utilización de glucógeno reducida durante el ejercicio de trabajo equivalente. Esto significa que el músculo es capaz de utilizar de manera más eficiente el glucógeno durante el ejercicio, lo que contribuye a una mayor capacidad de amortiguamiento muscular y mejora del rendimiento.

El entrenamiento HIIT produce una serie de adaptaciones fisiológicas que mejoran la capacidad del organismo para realizar ejercicio aeróbico y anaeróbico. Estas adaptaciones incluyen un incremento en la capacidad oxidativa del músculo esquelético, una reducción del aporte de energía no oxidativa durante el ejercicio submáximo, un mejor rendimiento durante el trabajo aeróbico y un aumento en las actividades máximas de las enzimas que regulan el aporte de energía no oxidativa. Además, el entrenamiento HIIT también produce un aumento en la capacidad de amortiguamiento muscular, a través de adaptaciones iónicas, cambios en el tipo de fibras musculares y cambios en el metabolismo de los carbohidratos. Estas adaptaciones son responsables de los beneficios del entrenamiento HIIT en términos de mejora de la condición física y rendimiento deportivo.

Deja un comentario